El naproxeno con receta es tan bueno como los analgésicos narcóticos para el dolor lumbar, según un estudio
Además, este medicamento no es adictivo, según un experto

El naproxeno (un medicamento disponible en versiones de venta libre y con receta) parece proporcionar el mismo alivio para el dolor de lumbar que un analgésico narcótico o un relajante muscular, según sugiere un nuevo estudio.

El estudio comparó el uso del naproxeno con receta (Naprosyn) solo con el uso de naproxeno con un analgésico narcótico (oxicodona junto con acetaminofén [Percotet]), o el relajante muscular ciclobenzaprina (Amrix). A los pacientes que tomaron una combinación de medicamentos no les fue mejor que a los que tomaron el naproxeno solo, indicaron los investigadores.

"El dolor lumbar agudo es una afección frustrante", dijo el investigador principal, el Dr. Benjamin Friedman, profesor asociado de medicina de emergencia en el Centro Médico Montefiore y en el Colegio de Medicina Albert Einstein de la ciudad de Nueva York.

Muchos pacientes ya han tomado medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) de venta libre, como el naproxeno (Aleve) o el ibuprofeno (Adil, Motrin), antes de llegar a la sala de emergencias, dijo. Algunas personas quizá hayan tomado dosis insuficientes en los intervalos incorrectos y se les podría aconsejar que optimizaran su régimen de AINE, señaló.

"Pero para los pacientes que ya habían optimizado su régimen de AINE, no hay disponible ningún tratamiento médico adicional", lamentó Friedman.

"No tenemos ningún tratamiento médico bueno para el dolor lumbar agudo", añadió.

El informe aparece en la edición del 20 de octubre de la revista Journal of the American Medical Association.

Para realizar el estudio, Friedman y sus colaboradores asignaron aleatoriamente a un poco más de 300 pacientes que llegaron a una sala de emergencias quejándose de un dolor lumbar a 10 días de tratamiento con una de tres combinaciones. Las combinaciones incluían 500 miligramos (mg) de naproxeno y una pastilla placebo; 500 mg de naproxeno junto con 5 mg de ciclobenzaprina; o 500 mg de naproxeno junto con una pastilla que contenía 5 mg de oxicodona y 325 mg de acetaminofén.

Se proporcionó a todos los participantes del estudio una sesión educativa de 10 minutos sobre el dolor lumbar antes de dejar el hospital, indicaron los autores del estudio.

Añadir los narcóticos o los relajantes musculares a la terapia con naproxeno no ayudó con el dolor ni el funcionamiento más que el naproxeno solo, dijo Friedman. "Casi el 50 por ciento de los pacientes seguían sufriendo dolor una semana después. Casi el 25 por ciento de los pacientes seguían sufriendo dolor tres meses después", dijo.

Pero independientemente del tratamiento, casi dos tercios de los pacientes tenían significativamente menos dolor y un mejor movimiento una semana después de empezar el tratamiento, hallaron los investigadores.

El Dr. Houman Danesh, director de gestión integrativa del dolor en el departamento de anestesiología y dolor de la Escuela de Medicina Mount Sinai en la ciudad de Nueva York, dijo que "se trata de otro estudio más que afirma que los narcóticos no son apropiados para tratar el dolor de espalda".

Aunque hay menos médicos que están recetando analgésicos narcóticos para el dolor de espalda, muchos todavía lo hacen, señaló.

Danesh señaló que los efectos secundarios de los analgésicos narcóticos superan a los beneficios. Un efecto secundario es la adicción, pero no es el único, explicó.

"Sabemos que los narcóticos reducen los niveles de testosterona tanto en los hombres como en las mujeres", comentó Danesh. En los hombres, reemplazar la testosterona con complementos puede aumentar el riesgo de ataque cardiaco y de fallecimiento.

"En las mujeres, no se tiene ni idea de dónde ni cómo reemplazar la testosterona, de modo que su bioquímica cambia, lo que las puede hacer más sensibles al dolor", explicó.

"La mayoría de los dolores de espalda mejoran por sí mismos sin nada", dijo Danesh.

Friedman se mostró de acuerdo. "No desespere: el paso del tiempo curará la mayoría de los dolores lumbares", dijo.

"Algún tipo de terapia complementaria, como estiramientos, el yoga o masajes quizá serían más apropiados para muchos pacientes", dijo Friedman. "La solución para el dolor lumbar no es un medicamento potente".



Unas nuevas directrices para las mamografías ya crean controversia

Los médicos de varios destacados hospitales oncológicos de EE. UU. afirman que la mayoría de las mujeres deben comenzar a hacerse exámenes a partir de los 40, no de los 45

Es probable que las nuevas directrices sobre las pruebas de detección el cáncer de mama de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society, ACS) se topen con cierta resistencia dentro de la comunidad médica, si se observan las reacciones tempranas.

Las directrices, publicadas el martes, retrasan la edad recomendada a la cual la mayoría de mujeres deben comenzar a recibir mamografías anuales de los 40 a los 45 años.

Y eso no les ha sentado bien a los médicos de algunos de los principales centros oncológicos del país.

"Sé que en el Conmemorativo Sloan Kettering no cambiaremos nuestras recomendaciones, que indican una mamografía anual a partir de los 40 para las mujeres con un riesgo promedio", dijo la Dra. Carol Lee, radióloga diagnóstica del hospital de la ciudad de Nueva York y especialista en las pruebas de detección del cáncer de mama.

Otros médicos sostienen que las nuevas directrices en realidad no son tan distintas de la recomendación anterior de la Sociedad Americana Contra El Cáncer, que afirmaba que las mujeres deben someterse a mamografías anuales a partir de los 40 años y seguir durante todo el tiempo que estén en buena salud.

Las nuevas directrices ofrecen la mamografía como una opción para las mujeres menores de 45 años.

"Digan lo que digan, las mujeres pueden hacerse mamografías anuales a partir de los 40 y seguir siempre que tengan una esperanza de vida de 10 años, según esta directriz", apuntó la Dra. Therese Bevers, directora médica del Centro de Prevención del Cáncer del Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas.

Bevers anotó que tanto el MD Anderson como la Red Nacional Integral del Cáncer (National Comprehensive Cancer Network), donde funge como presidenta del panel de directrices sobre las pruebas de detección del cáncer de mama, siguen recomendando la evaluación anual a partir de los 40.

La opinión de Lee sobre las nuevas directrices de la ACS, y su certeza de que su hospital no las seguirá, resaltan el potencial de una controversia entre los profesionales médicos. El autor principal de las nuevas directrices, el Dr. Kevin Oeffinger, médico de familia, es compañero de Lee en el Centro Oncológico Conmemorativo Sloan Kettering.

El Colegio Americano de Radiología (American College of Radiology) y la Sociedad de Imágenes del Seno (Society of Breast Imaging) también se muestran firmemente en contra de las nuevas directrices. El martes publicaron una declaración conjunta en la que afirman que seguirán recomendando que las mujeres se hagan mamografías anuales a partir de los 40.

Según las nuevas directrices, la ACS recomienda que las mujeres de 45 a 54 años se hagan una mamografía anual, y que a los 55 cambien a una prueba cada dos años.

Las mujeres de 40 a 44 años deben hablar sobre la mamografía con su médico, y optar por comenzar las pruebas anuales según sus factores de riesgo o preferencias personales, señalan las nuevas directrices.

Las directrices se cambiaron para que reflejaran nuevos datos que indican que el riesgo promedio de cáncer de mama aumenta a medida que una mujer se acerca a la menopausia, según la sociedad oncológica.

"Hallamos que las mujeres de 45 a 49 años son muy similares a las que tienen de 50 a 54 respecto a la presencia del cáncer, el riesgo de morir de cáncer y la reducción en la mortalidad a partir de la mamografía", señaló Oeffinger. "Eso nos ayudó a pensar. Opinamos que la evidencia es muy clara".

Las nuevas directrices, que aparecen en la edición del 20 de octubre de la revista Journal of the American Medical Association, presentan la mamografía para las mujeres de 40 a 44 años como una oportunidad, en lugar de como una prueba obligatoria.

"Algunas mujeres valorarán el beneficio potencial de detección temprana y estarán dispuestas a aceptar el riesgo de las pruebas adicionales, y decidirán iniciar las evaluaciones temprano", escribió en su informe el comité de directrices de la ACS. "Otras mujeres elegirán retrasar el inicio de las pruebas, basándose en su riesgo relativamente más bajo de cáncer de mama".

Las nuevas directrices de la sociedad oncológica se acercan a las del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. (USPSTF), el principal panel de expertos del país sobre medicina preventiva.

El USPSTF fue criticado en 2009 cuando recomendó que la mayoría de mujeres sanas sin un aumento en el riesgo de cáncer de mama esperaran hasta los 50 para comenzar con las mamografías, y que luego se sometieran al procedimiento cada dos años.

"En algunos aspectos [las dos directrices] convergen algo más que antes, sobre todo porque la ACS se replegó un poco y recomendó una fecha un poco más tardía para las mamografías", dijo la Dra. Lydia Pace, especialista en salud de las mujeres del Hospital Brigham and Women's de Boston, coautora de un editorial acompañante en la revista sobre las nuevas directrices.

Tanto Lee como Bevers afirman que la Sociedad Americana Contra El Cáncer sigue respaldando las mamografías anuales, al menos para las mujeres de 45 a 54 años, y siguen respaldando el derecho de las mujeres de 40 a 44 años de hacerse mamografías anuales si las desean.

"Quizá el comité se confundió con tantos datos y tanta ciencia, y no reconoció exactamente cuál sería el mensaje, porque no creo que su intención necesariamente fuera disuadir a las mujeres de 40 a 44 de hacerse mamografías", comentó Lee.

"Creo es que es un asunto de interpretación y de cuál es el punto inicial. Pero opino que vuelven a enfatizar de forma bastante firme que las pruebas anuales en las mujeres más jóvenes salvan la mayor cantidad de vidas, y que es lo que debe hacerse", añadió Lee.

Lee y Bevers también anotaron que las directrices de la ACS dicen que las aseguradoras deben cubrir todas las mamografías, sin importar la edad de la paciente ni la frecuencia de las pruebas.

"Creo que el hecho de que en realidad respaldan que las aseguradoras cubran las pruebas a todas las edades e intervalos es una afirmación potente", dijo Bevers.

Bevers sugirió que las nuevas directrices quizá enfaticen demasiado el daño potencial de las pruebas falsas positivas entre las mujeres que se hacen mamografías regulares. Bevers recibió un resultado falso positivo en un examen de senos, y dijo que los perjuicios se han exagerado.

"Hay una semana de ansiedad, y no es divertido. Pero a largo plazo, el esfuerzo adicional para asegurarse de que no les pasa nada en realidad tranquiliza a las mujeres", planteó Bevers



.
La dieta mediterránea podría mantener su mente más sana en la vejez

Los adultos mayores que consumían más comida relacionada con el plan de alimentación, sobre todo pescado, tenían cerebros más grandes, según un estudio

Los investigadores dicen que comer demasiada carne podría encoger el cerebro, una noticia que parece sacada de una novela de ciencia ficción.

Pero por otro lado, comer alimentos sanos de la dieta mediterránea podría ayudar al cerebro a mantenerse en buena forma a medida que se envejece, sugiere el nuevo estudio. Los investigadores dijeron que las personas mayores de 65 años que comían más pescado, verduras, frutas, granos y aceite de oliva tenían un volumen cerebral más grande que un grupo similar que no seguía una dieta mediterránea.

"Fue alentador ver que si se sigue una dieta mediterránea se obtiene una mayor protección contra la atrofia [el encogimiento] cerebral", dijo la autora del estudio, Yian Gu, profesora asistente de neuropsicología de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York. "Para las personas interesadas en los factores de la dieta y del estilo de vida que conducen a una mejor salud, creo que este es otro estudio coherente con investigaciones anteriores que indican que una dieta mediterránea es una dieta saludable", añadió.

Pero Gu anotó que los hallazgos observacionales de su estudio no pueden probar una relación causal definitiva entre la dieta y el volumen del cerebro. El estudio solo se diseñó para hallar una asociación.

Los hallazgos de la investigación aparecen en la edición en línea del 21 de octubre de la revista Neurology.

Investigaciones anteriores han relacionado la dieta mediterránea con un riesgo más bajo de enfermedad de Alzheimer, según el estudio. La dieta enfatiza el consumo de verduras, legumbres (frijoles, guisantes y lentejas), frutas, cereales, pescado y grasas monoinsaturadas como el aceite de oliva, apuntaron los autores del estudio. El plan de alimentación también incluye una ingesta baja de carne, pollo, grasas saturadas y lácteos, además de unas cantidades entre bajas y moderadas de alcohol, según los investigadores.

Para el estudio, Gu y sus colaboradores dividieron a 674 adultos en dos grupos, según qué tanto sus dietas se parecían a la mediterránea. Su edad promedio era de 80 años. Todos los participantes se sometieron a IRM del cerebro para medir el volumen y el grosor total del cerebro. También rellenaron formularios sobre lo que optaban por comer y sus patrones alimenticios.

Los investigadores encontraron que los volúmenes cerebrales de los que no seguían una dieta mediterránea eran más bajos en comparación con los que sí la seguían. La diferencia en el tamaño general fue menor: equivalía a unos cinco años de envejecimiento, dijeron los autores del estudio.

Pero, de forma más específica, los investigadores hallaron que comer más pescado y menos carne se asociaba con incluso menos encogimiento del cerebro.

Gu dijo que los científicos aún no saben con exactitud por qué la dieta mediterránea parece ser más sana para el cerebro. Pero otras investigaciones han establecido que un mayor consumo de pescado y verduras y una ingesta más baja de carne son beneficiosos para el crecimiento de las neuronas, apuntó.

El Dr. Joseph Masdeu, director del Centro Nacional del Alzheimer Nantz del Hospital Metodista de Houston, alabó el estudio como "una forma elegante de abordar este [tema]".

Masdeu, que no participó en la investigación, dijo que "creo que la moraleja está clara... una dieta que contenga menos carne y quizá más pescado es buena para uno. También hay varios estudios negativos [enfocados en] la dieta mediterránea, pero varios que confirman un efecto positivo. Es tentativo, pero es el método preventivo más potente que tenemos [para fomentar la salud cerebral] junto con el ejercicio".

Usando los hallazgos del estudio, Gu planteó que comer al menos entre 3 y 5 onzas (de 85 a 142 gramos) de pescado a la semana, y no más de 3.5 onzas (99 gramos) de carne al día, podría proteger del encogimiento cerebral.

Reconoció que quizá los participantes del estudio no hayan recordado con precisión sus hábitos de consumo de alimentos en los cuestionarios utilizados.

"Pedimos a las personas que recordaran sus hábitos de alimentación pasados, una acción vulnerable al sesgo de la memoria", comentó.

El Dr. Malaz Boustani, vocero de la Federación Americana de Investigación sobre el Envejecimiento (American Federation for Aging Research), dijo que el nuevo estudio ofrecía "un mensaje muy bueno" al público.

"Se trata de un estudio alentador que nos hará trabajar más arduamente para ver cómo podemos de verdad animar a las personas... a cambiar su dieta para encajar la dieta mediterránea", señaló Boustani, que también es director fundador del Centro de Innovación en la Atención del Cerebro Sandra Eskenazi de la Universidad de Indiana. "Facilita que las personas hagan lo correcto".


La vida social podría ser la clave para la prevención del suicidio en las mujeres
Las amistades y las actividades tienen un efecto protector en la mediana edad, según un estudio

Alexander C. Tsai, M.D., Ph.D
MIÉRCOLES, 29 de julio de 2015 (HealthDay News) -- Las mujeres de mediana edad con una vida social sólida se enfrentan a un riesgo de suicidio significativamente más bajo que las que viven en un aislamiento relativo, sugiere una investigación reciente.
Además, se encontró que las amistades y las actividades externas ofrecían protección contra el suicidio incluso entre las mujeres que afrontaban problemas de salud mental, como la depresión.
"El suicidio es una de las principales causas de mortalidad en las mujeres (estadounidenses) de mediana edad, y en los últimos años ha aumentado", dijo el autor líder del estudio, el Dr. Alexander Tsai, profesor asistente de psiquiatría del Centro de Salud Global del Hospital General de Massachusetts, en Boston.
Además de la enfermedad mental, es probable que muchos factores contribuyan al suicidio, planteó Tsai. "Por ejemplo, nuestras redes sociales se estrechan cada vez más, y la cantidad de mujeres que dicen ahora que no tienen nadie con quien hablar sobre las cosas importantes se ha triplicado en las dos últimas décadas".
Dijo que el resultado "es que encontramos que el aislamiento social pone a las mujeres de mediana edad en un riesgo más alto de suicidio".
Tener relaciones sociales protege, concluyeron los investigadores.
"Eso no solo significa amistades, sino también simplemente estar involucrado con gente de la comunidad fuera de la familia inmediata, a través de cosas como asociaciones del vecindario o grupos religiosos", explicó Tsai.
Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 29 de julio de la revista JAMA Psychiatry.
La cantidad de mujeres de mediana edad de Estados Unidos que se suicidan ha aumentado un 30 por ciento en la última década, según las notas de respaldo del estudio.
Aunque las mujeres son menos propensas que los hombres al suicidio, el aumento observado en las mujeres fue mayor en esos 10 años que el aumento observado en los hombres, dijeron los investigadores.
Con la esperanza de comprender mejor qué lleva a las mujeres de mediana edad a suicidarse, el estudio actual observó datos sobre casi 73,000 enfermeras de 46 a 71 años de edad. Se dio seguimiento a todas entre 1992 y 2010 como parte de una investigación en curso, el Estudio de salud de las enfermeras. Completaron formularios sobre el estilo de vida cada dos años.
El grado en que las mujeres parecían estar "socialmente integradas" se basó en varios factores, que incluían el estado civil, el tamaño de su red social, el nivel de contacto con otras personas, y la membresía en organizaciones sociales.
Entonces, los resultados se compararon con los patrones de suicidio. Los investigadores concluyeron que, durante el periodo de más o menos dos décadas del estudio, las mujeres que tenían una vida social relativamente vibrante eran tres veces menos propensas a morir por suicidio que las que vivían en un aislamiento relativo, independientemente de los problemas de salud mental o física.
"Esto subraya el hecho de que para el bienestar emocional permanecer socialmente activo es importante", dijo Tsai. Pero reconoció que algunas personas tienen más dificultades para conocer a gente y hacer amistades que otras, y dijo que hay medios para remediarlo.
"La psicoterapia con frecuencia puede ayudar tanto a las mujeres como a los hombres a resolver problemas para fortalecer sus vínculos sociales", afirmó Tsai.
El Dr. Eric Caine, director del Centro de Investigación sobre el Control de las Lesiones para la Prevención del Suicidio del Centro Médico de la Universidad de Rochester, en Nueva York, dijo que los hallazgos indican que contar con una red social muy conectada puede tener un potente efecto protector.
"Aunque tengamos muchos deseos de comprender las bases cerebrales de los problemas psiquiátricos que contribuyen al suicidio, también debemos enfocarnos en los factores sociales que influyen", planteó.
"Este tipo de trabajo de verdad nos invita a investigar más", añadió Caine. Apuntó que los patrones del suicidio son complejos y que varían de forma significativa según el sexo, los grupos de edad y las culturas.
La mayoría de personas con depresión mayor no mueren, añadió. "Esto crea la pregunta de por qué las personas con depresión mayor, que creen que la vida no vale la pena, permanecen vivas", comentó Caine.
"Con frecuencia, parece tener algo que ver con el respaldo social", sugirió. "Parece claro que necesitamos gente a nuestro alrededor que nos ayude con las inevitables adversidades de la vida".
FUENTES: Alexander C. Tsai, M.D., Ph.D., assistant professor, psychiatry, Center for Global Health, Massachusetts General Hospital, Boston; Eric D. Caine, M.D., chair, psychiatry, and director, Injury Control Research Center for Suicide Prevention, University of Rochester Medical Center, Rochester, N.Y.; July 29, 2015, JAMA Psychiatry, online



En una clínica de eutanasia holandesa hay solicitudes de personas 'cansadas de vivir'
A los expertos les preocupa una 'situación resbaladiza' en la que la ayuda para morirse

E.J. Mundell
LUNES, 10 de agosto de 2015 (HealthDay News) -- En Bélgica y en Holanda, donde la eutanasia y el suicidio asistido por médicos son legales, los médicos se enfrentan cada vez más a solicitudes de dichos servicios por parte de personas con enfermedades psicológicas o personas que dicen que están "cansadas de vivir", según un estudio reciente.
La mayoría de estas solicitudes se deniegan, según los dos estudios centrados en dichas clínicas. Aun así, algunos pacientes sí cumplieron su deseo y fueron asistidos para terminar su vida. Los estudios fueron publicados el 10 de agosto en la revista JAMA Internal Medicine.
Los hallazgos enfatizan las preocupaciones sobre una "situación resbaladiza" en cuanto a las razones por las que se concederían las solicitudes de eutanasia, según dos expertos estadounidenses.
"Aunque ninguno de los artículos menciona el término 'situación resbaladiza', ambos estudios reportan hallazgos inquietantes que parecen validar las preocupaciones sobre a dónde podrían llevar estas prácticas", escribieron en un comentario para la revista el Dr. Barron Lerner y el Dr. Arthur Caplan, del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York.
En el primer estudio, investigadores holandeses dirigidos por Marianne Snijdewind, del Centro Médico de la Universidad VU, en Ámsterdam, observaron las solicitudes de eutanasia o de suicidio asistido por un médico que se recibieron en una clínica. La clínica se fundó en 2012 específicamente para ayudar a los pacientes que cumplan con todos los requisitos legales para la eutanasia o el suicidio asistido por un médico, a los cuales sus propios médicos les habían rechazado su solicitud.
Aun así, la mayoría de las solicitudes realizadas a la clínica entre 2012 y 2013 no se aceptaron. En su encuesta de 645 solicitudes, el equipo de Snijdewind halló que solamente una cuarta parte fueron aceptadas. Casi la mitad (el 46.5 por ciento) fueron rechazadas. Aproximadamente una quinta parte de los pacientes fallecieron antes de que se pudiera valorar su solicitud. Aproximadamente el 9 por ciento de los pacientes terminaron retirando sus solicitudes, indicó el equipo holandés.
La afección que sufría el paciente parecía importar con respecto a si una solicitud de eutanasia era otorgada. Aproximadamente un tercio de las personas con enfermedades físicas (afecciones como el cáncer, enfermedades cardiacas, neurológicas u otras en estado avanzado) consiguieron que se otorgara su solicitud, frente al 5 por ciento de las personas con una afección psiquiátrica o psicológica, según los investigadores.
Pero casi un tercio (el 27.5 por ciento) de las 40 solicitudes fueron aceptadas para las personas que se consideraban que estaban "cansadas de vivir", dijo el equipo holandés.
Pero, en general, "los médicos y enfermeras que trabajaban para la clínica... a menudo confirmaron la evaluación del médico que previamente atendió al paciente", señalaron los autores del estudio.
En un segundo estudio, un equipo dirigido por Sigrid Dierickx, de la Universidad de Vrije en Bruselas, encuestó a médicos belgas relacionados con casi 6,900 casos en los que se produjo la muerte de un paciente.
Bélgica legalizó la eutanasia en 2002, y el nuevo estudio comparó los resultados de la nueva encuesta (realizada en 2013) con una realizada en 2007.
La encuesta halló un aumento en el porcentaje de los pacientes que realizaron una solicitud de eutanasia: del 3.4 por ciento de los casos en 2007 al 5.9 por ciento en 2013, señalaron los investigadores. Y aunque un poco más de la mitad de esas solicitudes (el 55 por ciento) fueron concedidas en 2007, en 2013 esa cifra había aumentado hasta más de tres cuartas partes (aproximadamente el 77 por ciento).
Las razones clave para decir "sí" a la solicitud de eutanasia eran el sufrimiento físico y/o mental, y las dudas de que la condición del paciente mejorara alguna vez, según el estudio. Los pacientes con cáncer eran de los que más probabilidades tenían de solicitar la eutanasia, y los pacientes con diplomas universitarios tenían más probabilidades de hacer tales solicitudes que las personas con un nivel educativo más bajo, hallaron los investigadores.



La mayoría de procedimientos cosméticos basados en las células madre son falsos, señalan los expertos

LUNES, 4 de agosto de 2014- ¿Podrían las inyecciones de células madre ayudar a rejuvenecer el rostro o el cuerpo? Es probable que no, aseguran los expertos en cirugía plástica, pero los anuncios para esos tipos de procedimientos fingidos abundan en internet.

"Las células madre ofrecen un potencial tremendo, pero el mercado está saturado de afirmaciones no sustanciadas, y a veces fraudulentas, que podrían poner a los pacientes en riesgo", escribió un equipo liderado por el Dr. Michael Longaker, del Centro Médico de la Universidad de Stanford, en una revisión que aparece en la edición de agosto de la revista Plastic and Reconstructive Surgery.

Los expertos afirman que los consumidores deben tener cuidado con esos anuncios que promueven los beneficios de "procedimientos de rejuvenecimiento mínimamente invasivos basados en las células madre". Las afirmaciones sobre los procedimientos con células madre para levantar la cara, aumentar los senos y rejuvenecer la vagina no solo no cuentan con corroboración, sino que también son peligrosos, advirtió el equipo de Longaker.

Anotan que hasta la fecha la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. solo ha aprobado un procedimiento cosmético con células madre, para tratar las arrugas faciales finas. Y desde que ese único procedimiento se aprobó, el producto involucrado ha sido monitorizado de forma muy extensa.

En general, los procedimientos cosméticos con células madre no se han sometido a un escrutinio científico significativo, señaló el equipo de la Stanford. Los riesgos asociados con el procesamiento de las células madre y del tejido no se han examinado de cerca. Los efectos de las células madre sobre el envejecimiento no se han establecido bien, explicaron los investigadores.

Para investigar las afirmaciones preocupantes que se realizan sobre estos procedimientos cosméticos con células madre, los investigadores realizaron una búsqueda básica de internet. Hallaron que el resultado más común eran los "estiramientos faciales con células madre". La mayoría de esos procedimientos usaban células madre aisladas de la grasa, pero no proveían detalles sobre la calidad de las células madre.

Ahora hay más de 100 ensayos clínicos evaluando las células madre derivadas de la grasa, pero pocos se enfocan en los tratamientos cosméticos. Los investigadores advirtieron que los productos usados en estos procedimientos cosméticos probablemente contengan tipos adicionales de células, a menos que utilicen unas sofisticadas técnicas de selección celular.

Muchos "tratamientos de proteína plaquetaria" enriquecidos con plasma de sangre también se anuncian, de forma incorrecta, como terapia de células madre, anotaron los autores del estudio.

Solo hay unas evidencias mínimas de que los procedimientos cosméticos con células madre tengan efectos contra el envejecimiento, apuntaron los investigadores. Advierten que los levantamientos de cara con células madre podrían en realidad ser procedimientos de "relleno con grasa", unas inyecciones de grasa que no tienen un efecto prolongado contra el envejecimiento.

Aunque las células madre sí tienen un potencial para los procedimientos cosméticos en los años venideros, las afirmaciones actuales en los anuncios de estos procedimientos van más allá de cualquier evidencia científica sobre la seguridad y la efectividad, concluyeron los investigadores.

"Las células madre ofrecen un potencial tremendo para las aplicaciones cosméticas, pero debemos tener cuidado y evitar las afirmaciones no científicas que podrían amenazar a este campo en ciernes", escribieron Longaker y los coautores de la revisión.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTE: Wolters Kluwer Health, news release, July 29, 2014



Las mujeres mayores de 75 años podrían beneficiarse de las mamografías

MARTES, 5 de agosto de 2014 -- Las mujeres a partir de los 75 años podrían seguir beneficiándose de las mamografías de rutina, según una investigación reciente.
Pero no todo el mundo está de acuerdo con las conclusiones del estudio.
"La mamografía detecta el cáncer de mama temprano, cuando es más tratable y el riesgo de muerte es muy bajo", señaló la investigadora del estudio, Judith Malmgren, profesora asistente afiliada de la Facultad de Salud Pública y Medicina Comunitaria de la Universidad de Washington, en Seattle.
"Si no se detecta mediante una mamografía y el médico o las pacientes no lo detectan, es más probable que las mujeres tengan una enfermedad en etapa avanzada y hay un mayor riesgo de muerte", advirtió.
Los hallazgos del estudio plantean un argumento importante de que la edad en sí no es un motivo para abandonar las mamografías, apuntó el Dr. Gerrit-Jan Liefers, oncólogo quirúrgico del Centro Médico de la Universidad de Leiden, en los Países Bajos. Liefers no participó en la investigación actual, pero reseñó los hallazgos del estudio.
Pero, añadió, los hallazgos no lo convencen de que las mujeres mayores necesiten unas evaluaciones de rutina.
De hecho, Liefers presentó unos hallazgos similares de un estudio que llevó a cabo, que halló que las mamografías en las mujeres a partir de los 70 años podrían hacer más daño que bien a principios de año en la Conferencia Europea del Cáncer de Mama. Halló que las exploraciones no reducen el número de casos de cáncer de mama avanzado, pero sí conducen al "tratamiento excesivo", lo que las pone en riesgo de efectos secundarios nocivos.
Las directrices de las organizaciones profesionales tampoco se muestran de acuerdo sobre las mamografías de rutina para las mujeres mayores. La Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society) recomienda que las mujeres se sigan sometiendo a mamografías anuales mientras se mantengan con una buena salud.
Pero el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU., un panel independiente de expertos en prevención y en medicina basada a la evidencia, concluye que no hay suficientes evidencias positivas o negativas para recomendar la exploración de rutina en las mujeres a partir de los 75 años.
El estudio aparece en la edición en línea del 5 de agosto de la revista Radiology
En el nuevo estudio, Malmgren y sus colaboradores observaron datos de un registro de mujeres con cáncer de mama. Hallaron a más de 1,100 mujeres mayores de 75 años diagnosticadas con cáncer de mama en etapa de temprana a tardía entre 1990 y 2011.
El registro tenía información sobre cómo el cáncer se había diagnosticado, en qué etapa y otros datos. La detección de los cánceres mediante la mamografía aumentó en el periodo del estudio, del 49 al 70 por ciento.
La mayoría de los cánceres detectados mediante las mamografías se hallaban en las etapas iniciales, mientras que los hallados por los médicos y las pacientes tenían más probabilidades de ser avanzados.
Los detectados por las mamografías también tenían más probabilidades de necesitar unos tratamientos menos agresivos.
El estudio señaló que la supervivencia al cáncer de mama fue mejor entre las mujeres cuyos cánceres fueron detectados mediante una mamografía, ya que el 97 por ciento seguían con vida cinco años más tarde. En comparación, el 87 por ciento de las que tenían cánceres invasivos hallados por el médico o por ellas mismas seguían vivas a los cinco años.
Pero el estudio solo pudo mostrar un vínculo entre la mamografía y una mejor supervivencia. No pudo probar que las mamografías se vincularan de forma directa con una mayor supervivencia.
Además, Liefers argumentó que la conclusión de que menos mujeres murieron de cáncer de mama si éste había sido detectado mediante una mamografía quizá no sea precisa. Otros factores podrían jugar un rol en la supervivencia además de la prueba exploratoria en sí, planteó. Por ejemplo, los tumores detectados por las pacientes podrían ser más agresivos que los tumores detectados mediante mamografía.
Los hallazgos que sí favorecen las pruebas exploratorias en las mujeres mayores incluyen la reducción en los cánceres avanzados y el aumento en la detección de los cánceres tempranos, apuntó Liefers.
Según Malmgren, el mensaje es que las mujeres a partir de los 75 años se hagan una mamografía cada dos años. Pero ese consejo solo se sostiene si las mujeres tienen una esperanza de vida de cinco o más años.
Liefers dijo que las mujeres deben "hablar sobre su riesgo individual de cáncer de mama y los demás riesgos de mortalidad con el médico" antes de tomar una decisión sobre si hacerse una mamografía o no.

FUENTES: Judith A. Malmgren, Ph.D., affiliate assistant professor, University of Washington School of Public Health and Community Medicine, Seattle, Wash.; Gerrit-Jan Liefers, M.D., Ph.D., surg



¿Es posible evitar los esteroides para el dolor de hombro?

MARTES, 5 de agosto de 2014 -- La fisioterapia y las inyecciones de esteroides producen resultados parecidos para aliviar el dolor de hombro, según un estudio reciente.
Los investigadores compararon los dos métodos no quirúrgicos en un grupo de más de 100 adultos que sufrían de dolor de hombro provocado por problemas en el manguito rotador, tendinitis o bursitis.
"La mejora de las personas de ambos grupos fue la misma tanto si se les inyectaban esteroides como si iban a fisioterapia", dijo el investigador principal, Daniel Rhon, del Centro para los Intrépidos del Centro Médico Brooke del Ejército en el Fuerte Sam Houston de Texas.
"También fue una mejora bastante grande, de aproximadamente un 50 por ciento, y se mantuvo durante al menos un año", dijo.
Pero las personas del grupo de las inyecciones usaron más servicios de atención médica y realizaron un número significativamente mayor de visitas al médico relacionadas con el hombro durante el año de estudio, dijo Rhon.
"Las visitas adicionales al médico de atención primaria podrían indicar que tenían un problema persistente y deseaban que se realizara un mayor seguimiento", comentó.
Además, el 20 por ciento de aquellos a los que se aplicaron inyecciones de todos modos terminaron yendo a fisioterapia y aproximadamente el 40 por ciento de los que recibieron las inyecciones necesitaron más de una inyección, indicó Rhon.
"Aunque no lo sabemos con seguridad, la necesidad de otra inyección probablemente indicaría que seguían teniendo el dolor, sobre todo porque las inyecciones adicionales eran optativas", señaló.
Aproximadamente a una de cada cinco personas del grupo de la fisioterapia también se le administró una inyección durante el año de seguimiento", señaló Rhon.
Los hallazgos deberían tranquilizar a los pacientes que prefieran evitar las inyecciones. "A algunos pacientes no les gustan nada las inyecciones, de modo que la fisioterapia podría ser una opción muy buena y efectiva", añadió Rhon.
El informe apareció el 4 de agosto en la revista Annals of Internal Medicine.
El Dr. Michael Hausman, profesor de cirugía ortopédica en el Centro Médico Mount Sinai en la ciudad de Nueva York, dijo que los hallazgos "parecen contradictorios con mi experiencia en la práctica".
La mayoría de sus pacientes que se deciden por la fisioterapia afirman que su dolor empeoró con la terapia, dijo Hausman.
"Probablemente la razón fue que la terapia implica la realización de ejercicios de estiramiento, de tal modo que los pacientes estiran los tendones que están dañados", explicó. "No es sorprendente que la terapia agravara los síntomas".
Hausman cree que las inyecciones de esteroides funcionan y deberían formar parte del tratamiento si la fisioterapia no es suficiente.
"Si la articulación está rígida, se deberían realizar ejercicios de estiramiento para restablecer la movilidad completa. Se deberían evitar los ejercicios que ejerzan una tensión sobre el tendón del manguito rotador", señaló. "Si los síntomas se mantienen y limitan la actividad, entonces recomendaría una inyección de esteroides con un máximo de dos inyecciones".
El dolor de hombro es una afección muy habitual, y las decisiones sobre el tratamiento no son uniformes, dijo el Dr. Michael Mizhiritsky, fisiatra del Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York. "Se ha de realizar un diagnóstico preciso antes de iniciar el tratamiento. Un médico experimentado necesita evaluar a un paciente y tener en cuenta las pruebas del diagnóstico, como las radiografías y la IRM", dijo. "Solo entonces se debería empezar el tratamiento".
El tratamiento debería incluir la fisioterapia, afirmó Mizhiritsky. "Las inyecciones de esteroides deberían tenerse en cuenta antes de empezar la fisioterapia o en cualquier momento en que no se haya producido un mejora significativa oportuna, y se necesita llevar a cabo un programa de ejercicios para casa", añadió.
Para el estudio, el equipo de Rhon asignó aleatoriamente a 104 pacientes con dolor de hombro de 18 a 65 años de edad a que recibieran inyecciones de esteroides o a que asistieran a 6 sesiones de fisioterapia durante 6 semanas. Los participantes informaron sobre su dolor a lo largo del estudio.
Durante el año de estudio, a los que se inyectaron los esteroides pudieron recibir hasta tres inyecciones.
La fisioterapia incluyó una combinación de manipulaciones de la articulación y los tejidos blandos, estiramientos, técnicas de contracción y relajación muscular y ejercicios para promover el movimiento del hombro, el pecho o el cuello. A estos pacientes también se les dieron ejercicios que podían hacer en casa que reforzaban la terapia.

FUENTES: Daniel Rhon, D.Sc., Center for the Intrepid, Brooke Army Medical Center, Fort Sam Houston, Texas; Michael Hausman, M.D., professor, orthopedic surgery, Mount Sinai Medical Center, New York City; Michael Mizhiritsky, M.D., physiatrist, Lenox Hill Hospital, New York City; Aug. 4, 2014, Annals of Internal Medicine
La glucosamina quizá no ayude para el dolor de rodilla

El popular complemento no redujo el daño en el cartílago ni mejoró la función articular en un estudio

MARTES, 11 de marzo de 2014 (HealthDay News) -- La glucosamina, un complemento dietético, no ralentiza el daño del cartílago en las personas con dolor crónico de rodilla, según un estudio reciente.
Millones de estadounidenses toman glucosamina en un intento de tratar la osteoartritis de la rodilla y de otras articulaciones. La osteoartritis, la forma más común de artritis, se relaciona con el desgaste normal de las articulaciones.
El nuevo estudio, que aparece en la edición en línea del 11 de marzo de la revista Arthritis & Rheumatology, incluyó a unas 200 personas con dolor de leve a moderado en una o en ambas rodillas. Fueron seleccionadas al azar a tomar 1,500 miligramos al día de glucosamina o un placebo añadido a una botella de 16 onzas (unos 47 centilitros) de limonada de dieta durante 24 semanas.
Se realizaron IRM para evaluar el daño en el cartílago de las rodillas de los pacientes. Las reducciones en el daño del cartílago no fueron mayores en el grupo de glucosamina que en el grupo del placebo, y tomar glucosamina no redujo el dolor de rodilla, según un comunicado de prensa de la revista.
"Nuestro estudio no halló evidencia de que tomar un complemento de glucosamina redujera el daño en el cartílago de la rodilla, aliviara el dolor o mejorara la función en los individuos con dolor crónico de rodilla", señaló el investigador, el Dr. C. Kent Kwoh, director del Centro de Artritis de la Universidad de Arizona.
Una encuesta de 2007 halló que el 10 por ciento de los adultos estadounidenses utilizaban glucosamina.

FUENTE: Arthritis & Rheumatology, news release, March 11, 2014




El 'chocheo' no parece llevar a la demencia en la mayoría de los casos

Un estudio reconforta a las personas con un 'deterioro cognitivo leve', afirman los expertos


LUNES, 10 de marzo de 2014 (HealthDay News) -- Solo aproximadamente un 20 por ciento de las personas que sufren "momentos de chocheo" en los que experimentan olvidos, lapsus de memoria y un juicio deficiente llegarán a tener trastornos graves relacionados con el cerebro, como el Alzheimer, según un nuevo estudio alemán.
Aunque algunas personas acabarán teniendo Alzheimer o demencia, muchos verán cómo sus síntomas se mantienen igual o desaparecen, señalan los investigadores. Todo es parte de una afección llamada "deterioro cognitivo leve", añadieron.
"Los pacientes no deberían alarmarse de forma innecesaria al recibir el diagnóstico de deterioro cognitivo leve", dijo la investigadora principal, la Dra. Hanna Kaduszkiewicz, del Instituto de Atención Médica Primaria de Kiel, Alemania.
Durante los tres años de estudio de personas con deterioro cognitivo leve, el 42 por ciento recuperaron el funcionamiento mental normal, el 36 por ciento mantuvieron su deterioro leve y solo el 22 por ciento llegaron a tener demencia, señaló Kaduszkiewicz.
El estudio halló que el 21 por ciento de los participantes fluctuaron entre el deterioro cognitivo leve y el funcionamiento mental normal, y el 15 por ciento siguieron teniendo un deterioro cognitivo leve que no empeoró.
"En la medida en que no hay tratamientos para la prevención de la progresión de la demencia, las personas mayores no deberían realizar pruebas para el deterioro cognitivo leve", indicó Kaduszkiewicz. "Los diagnósticos deberían empezar cuando los pacientes experimentan síntomas y problemas en su vida cotidiana que les preocupan".
Dos expertos de EE. UU. se mostraron de acuerdo con que un diagnóstico de deterioro cognitivo leve no es algo por lo que preocuparse demasiado.
"No se trata de una enfermedad real. Es una afección que puede cambiar", dijo el Dr. Sam Gandy, director del Centro de Salud Cognitiva del Hospital Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York
El Dr. Irving Gomolin, jefe de la división de medicina geriátrica del Hospital Universitario de Winthrop de Mineola, Nueva York, afirmó que los hallazgos "sugieren que cuando se hace el diagnóstico de deterioro cognitivo leve en los pacientes médicos en general, se puede decir a estos pacientes que sean relativamente optimistas con respecto a que sus síntomas podrían mejorar con el tiempo, y/o mantenerse estables".
Para realizar el estudio, publicado en la edición de marzo y abril de la revista Annals of Family Medicine, el equipo de Kaduszkiewicz recogió datos de más de 350 personas de a partir de 75 años de edad a las que se había diagnosticado un deterioro cognitivo leve, pero que no tenían demencia.
Los participantes realizaron tareas que incluyeron aprender un material nuevo (como memorizar una lista de palabras), de retraso de la memoria y de memoria. También les evaluaron según una escala de depresión adaptada a las personas mayores.
Los participantes del estudio que más propensos eran a contraer demencia eran los que también tenían síntomas de depresión, los que tenían un deterioro cognitivo más grave y los que eran mayores, hallaron los investigadores.


FUENTES: Hanna Kaduszkiewicz, M.D., Institute of Primary Medical Care, Kiel, Germany; Sam Gandy, M.D., Ph.D., director, Center for Cognitive Health, Mount Sinai Hospital, New York City; Irving Gomolin, M.D., chief, division of geriatric medicine, Winthrop-University Hospital, Mineola, N.Y.; Annals of Family Medicine, March/April 2014



Su café diario podría dar una sacudida a su memoria


DOMINGO, 12 de enero de 2014 (HealthDay News) -- Una multitud de personas que se trasladan de casa al trabajo toman café para empezar el día laboral. Pero un nuevo estudio sugiere que la cafeína podría hacer más para que el cerebro aumente el estado de alerta: también podría ser de ayuda para su memoria.
Los investigadores de la Universidad Johns Hopkins observaron el impacto de la cafeína sobre la memoria y excluyeron los otros tipos de influencias que tiene sobre el cerebro. El estudio mostró que la cafeína aumenta ciertos recuerdos durante hasta 24 horas después de haberla consumido.
"El hallazgo de que la cafeína tiene un efecto sobre este proceso en los seres humanos (el proceso de hacer los recuerdos más permanentes y menos susceptibles de ser olvidados) fue una de las grandes novedades", comentó el autor del estudio Michael Yassa, profesor asistente de neurobiología y conducta en la Universidad de California, Irvine, que realizó la investigación mientras estaba en la Johns Hopkins.
El estudio, que fue financiado por los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. y la U.S. National Science Foundation, incluyó a más de 100 participantes que eran "inexpertos en cafeína", es decir, no eran consumidores muy habituales de café, té ni refrescos de cola, explicó Yassa.
"Escogimos personas que tomaban menos de 500 miligramos de cafeína a la semana", señaló. "La mayoría no tomaban café. La mayoría tomaban un refresco una o dos veces a la semana".
El contenido de cafeína en el café cambia en gran medida. La mayoría de las tazas de tamaño promedio contienen aproximadamente 160 miligramos (mg), comentó Yassa. Pero una taza de 16 onzas de café de Starbucks contiene 300 mg de cafeína, según el Centro de la Ciencia en el Interés Público (Center for Science in the Public Interest).
Se necesitó una dosis de al menos 200 mg de cafeína para conseguir la consolidación de la memoria, indicaron los investigadores.
Para realizar el estudio, que fue publicado en línea el 12 de enero en la revista Nature Neuroscience, los investigadores pidieron a los participantes que observaran cientos de imágenes comunes y cotidianas en la pantalla de una computadora: zapatos, silla, un patito de goma, etc.
"Les pedimos que nos dijeran si se trataba de un objeto situado en interiores o en exteriores, pero realmente no nos importaba lo que dijeran", explicó Yassa. "Solo queríamos que prestaran atención al objeto, que insertaran el objeto en su cerebro".
Cinco minutos después de que los participantes observaron las imágenes, a la mitad se les dio 200 miligramos de cafeína y a la otra mitad un placebo. Regresaron 24 horas después, una vez que había expulsado la cafeína de su sistema, y observaron más imágenes de objetos. Se les pidió que calificaran las imágenes como viejas, nuevas o parecidas a las imágenes originales que habían visto (por ejemplo, la imagen de un pato que habían visto el día anterior, pero tomada desde un ángulo ligeramente distinto).
Las personas que habían tomado cafeína lo hicieron mejor a la hora de distinguir las imágenes parecidas a las originales, y las que habían tomado el placebo eran más propensas a identificar de forma incorrecta las imágenes parecidas con las imágenes viejas, indicaron los investigadores.
Yassa afirmó que la capacidad inducida por la cafeína de reconocer las imágenes parecidas, pero no idénticas, no se produjo cuando se dio a las personas dosis más pequeñas de cafeína o cuando tomaron la cafeína una hora antes de la prueba.
"Los participantes que habían tomado cafeína eran más propensos a identificar los objetos similares correctamente como similares y no como viejos", comentó. "Al hacer esto, se demuestra que la cafeína reforzó el proceso de consolidación cerebral, el proceso de hacer que esos objetos fueran más permanentes en la memoria".
La idea, según Yassa, es que fuera del laboratorio, se podría obtener el mismo beneficio del hábito de tomar cafeína.
"Le podría permitir recordar cosas (retener recuerdos) durante un periodo de tiempo más largo y con más precisión, incluso si se eliminan los otros beneficios de la cafeína, como la atención, el estado de alerta y el de vigilancia", señaló Yassa.
El Dr. David Knopman, profesor de neurología de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, comentó que los resultados son interesantes desde una perspectiva farmacológica. "Tomada al pie de la letra, es una investigación interesante", dijo Knopman. "Plantea algunas preguntas sobre lo que interviene en el aprendizaje y cómo algunas drogas podrían reforzar la capacidad de aprender de las personas normales".
Pero Knopman dijo que no cree que los hallazgos tengan ningún significado práctico para las personas con pérdida de memoria debida al Alzheimer.
Yassa, que también estudia el envejecimiento y el Alzheimer, afirmó que se necesita más investigación para averiguar por qué la cafeína podría reforzar la memoria.
Sin embargo, el estudio no demostró realmente que la cafeína mejore la memoria. Una limitación del estudio es que los participantes sabían que estaban participando en una investigación sobre la cafeína, indicaron los investigadores.
En Estados Unidos, el 80 por ciento de los adultos consumen cafeína cada día, según la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare



Medio siglo de prevención del tabaco alargó 8 millones de vidas, según un estudio


MARTES, 7 de enero de 2014 (HealthDay News) -- Los esfuerzos para limitar el consumo de tabaco durante los últimos 50 años han evitado 8 millones de muertes prematuras en Estados Unidos, dando a las personas un promedio de casi 20 años adicionales de vida, según un estudio reciente.

El informe del Director General de Salud de EE. UU. en 1964 sobre las enfermedades derivadas del tabaco tuvo como consecuencia un gran éxito para la salud pública, afirmaron los autores del estudio, que fue publicado en la edición del 8 de enero de la revista Journal of the American Medical Association.

Al calcular el número de personas que han evitado una muerte prematura por no fumar, los investigadores hallaron que, dado que hay menos personas que fuman, la esperanza de vida general a los 40 años de edad ha aumentado en aproximadamente 2 años.

Los resultados del estudio revelan el poder de la prevención del tabaco, comentó el coautor del estudio, Rafael Meza, profesor asistente de epidemiología en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Michigan.

Sin embargo, 18 millones de estadounidenses murieron durante ese periodo. "Esa es una cifra enorme", apuntó Meza. "Solo aproximadamente una tercera parte de las muertes potenciales se han evitado".

Los hallazgos son estimaciones, dado que no hay forma de saber con seguridad cuántas personas habrían fumado si los riesgos para la salud de fumar no se hubieran aclarado, señaló Meza.

El Dr. Mark Pletcher, profesor asociado de epidemiología y bioestadística de la Universidad de California, San Francisco, alabó el estudio. "[Es] una importante demostración del poder y los beneficios de la prevención", comentó Pletcher.

Los investigadores llevaron a cabo el estudio para comprender mejor cómo los esfuerzos para controlar el consumo de tabaco en Estados Unidos afectan a las tasas de mortalidad. En 1964, casi el 60 por ciento de los hombres y más de una tercera parte de las mujeres fumaban, indicó Meza. Hoy en día, menos del 20 por ciento de las personas adultas fuman.

Después de que el informe del Director General de Salud saliera a la luz en 1964, el consumo de tabaco empezó a decaer entre las restricciones a los anuncios de tabaco, las regulaciones que limitaban los lugares donde se podía fumar y una mayor concienciación de los riesgos. Los paquetes de cigarrillos advirtieron que fumar podría ser peligroso para la salud y el gobierno aumentó los impuestos al tabaco, lo que hizo que fumar fuera más caro.

¿Cómo hicieron las estimaciones los investigadores? Estimaron que sin las alarmas sobre el consumo de tabaco el porcentaje de fumadores habría permanecido bastante estable o se hubiera reducido en los hombres y habría aumentado o seguido siendo bastante estable en las mujeres desde 1964 hasta 2012. Entonces determinaron lo que estos cambios habrían significado para las tasas de mortalidad a partir del tabaco y las compararon con las cifran reales.

Los investigadores estimaron que los esfuerzos por controlar el consumo de tabaco evitaron 5.3 millones de muertes entre los hombres estadounidenses y 2.7 millones de muertes entre las mujeres entre 1964 y 2012. Durante ese periodo, la esperanza de vida a los 40 años de edad aumentó en 7.8 años para los hombres y en 5.4 años para las mujeres. Según los cálculos de los investigadores, las reducciones en el consumo de tabaco fueron las responsables de 2.3 de esos años adicionales para los hombres y 1.6 años para las mujeres.

Fumar todavía acaba con la vida de cientos de miles de vidas al año en Estados Unidos, indicaron los investigadores.

En el futuro, comentó Pletcher, los investigadores necesitan determinar qué estrategias son las más efectivas para la reducción del tabaco. También tendrán que pensar en cuándo es suficiente, comentó. "En algún momento, ha de haber un punto en que el rendimiento disminuye", señaló.

"Habrá algunos fumadores ahí afuera que nunca lo dejarán, y no vale la pena gastar nuestro dinero en salud pública para golpearnos la cabeza contra la pared", comentó. "Necesitaremos pensar sobre cómo priorizar los gastos en salud pública".


FUENTES: Rafael Meza, Ph.D., assistant professor, epidemIology, University of Michigan School of Public Health, Ann Arbor; Mark Pletcher, M.D., M.P.H., associate professor, epidemiology and biostatistics, University of California, San Francisco; Jan. 8, 2014, Journal of te American Medical Association.